agosto 29, 2006

El día que descubrí...

que no soy ni muy buena, ni muy mala, sino todo lo contrario...

Fácil. No nos hagamos tontos, nadie es completamente feliz ni completamente triste, así como nadie es bueno-bueno ni malo-malo.

Son las deliciosas ambivalencias que nos hacen únicos, esos secretos que sólo descubren unas cuantas personas en tu vida, ese "algo" que te hace sonreir sólo para ti.

Tu lado más oculto, más obscuro, más profundo, más adormecido...más muerto.

La otra cara de la moneda parece más hermosa, más pura y más azul que el agua de la tierra...
-Ya no me atrevo a mirarla.

Por lo pronto, yo confieso: cuando soy buena soy buena, cuando soy mala soy mucho mejor...


Brillantemente Azul.

18 comentarios:

Krisalys dijo...

Ooops, pues cachetada con guante blanco... Me gustó mucho tu conclusión. Un abrazo!

Chai late dijo...

Viva la ambivalencia!!!

Así es que cuando eres mala eres mucho mejor, eh??? Ole!!!

Salud por la maldad y la bondad.

Abrazo muy fuerte!!!

jo∂n w∂r dijo...

si claro por las buena soy buena... y que no abuse la gente eh!!

aqui andamos tam!

Sabina dijo...

Hola!
Este...
Skylar se murió.
Sabina es la realidad que siempre estuvo presente.
Si quieres leer el dramatoide "un cut" ahí lo dejé todo.

Saludines!

zeus dijo...

Las dicotomías son las que nos tienen atados a este universo. Son los clarooscuros los que mejor se matizan en el arte y en la humanidad.
Creo que no hay malos ni buenos, simplemente hay. Todos tenemos lados con sombras y con mucha luz. No obstante, en la política, por ejemplo, los seres se enferman al encontrar tanta luz, pues se vuelven hombres de sombras y todas sus acciones las desarrollan con la complicidad que otorga la oscuridad, a la hora de los cobardes. Y ahí es cuando puedes definir qué perfil de la dicotomía pesa más sobre alguien.
Saludos tamara blue, es un gusto seguir leyéndote, de vez en vez.
Un abrazo.

Priscila dijo...

Yo no se que tan mala o buena puedo ser. Pero si conozco una parte de mi que a veces me da miedo y mejor prefiero dejarla ahi en lo oscurito guardada. Siempre me imagino como seria si fuese asi todo el tiempo. Todos los dias intenta salir pero no la dejo, capaz que un dia es demasiado tarde.

Besos, Tamara.

Mauro dijo...

La tentación de creer que el mundo es en blanco y negro es el germen de la intolerancia y el enfrentamiento. Los matices entregan complejidad, confusión, pero también nos permiten encontrar belleza en su riqueza.

En la variedad esta el gusto.
Saludos.

Luis Cabrera dijo...

Hola amiga Tamara Blue. Muy bueno el escrito. Que pases una buena semana.

Bitten dijo...

A lo mejor ser bipolar es 'normal' a fin de cuentas? La verdad prefiero eso a andar en el intermedio todos mis días.

Yo no soy buena ni mala, soy humana, y eso tiene mil tonalidades de gris - no es blanco y negro.

Un abrazo amiga. Te veo mañana.

ozhomatli dijo...

La ambivalencia de la vida. Me parece que es en las paradojas donde las cosas toman fuerza, como decir: Es feliz en la tristeza.
De maldad angelical.
Vive hasta morir.
Se esconde para dejarse
descubrir
en el azul de la tierra.

Y ciertamente no hay nadie que no sea ambivalente, paradójico e incongruente. De existir, no es humano.

:::SEMIANGEL::: dijo...

Hola de paso por este blog que me parecio muy interesante estare seguido por estos lares suerte y me gusto tu ultimo post y me gusto mucho como cerrastes el post.

Rosscorpion dijo...

Todos tenemos un jano por dentro, no te detengas... atrévete...

sonny_taz dijo...

No había encontrado descripción más perfecto del cómo me siento ahorita.

ja!

Te recordé Veracruz, tú describes mi sentir :P jejejeje

Buen punto!

Saludos!

david claud dijo...

No sé... me gustaría creer que nadie es 100% infeliz, es más lo creo. Pero no comparto que no puedas ser 100% feliz, coincidí con mucha gente que creo que lo es, y yo creo que si no al 100%, lo soy en muy alto porcentaje. Apenas me puedo quejar de nada, y las pequeñas cosas me hacen tremendamende feliz, cada vez creo que la felicidad está en la más pequeñas cosas, y que por muy triste que se esté, también se puede ser feliz siendo triste, pues no me parecen adjetivos opuestos.
Un besote!!

Alex dijo...

Eres muy honesta al reconocer que si eres buena, eres buena, pero si eres mala, eres mucho peor.

Yo soy una persona pacífica y paciente. Me cuesta un poco llegar a los extremos bueno o malo. Pero hace un tiempo me vi recorriendo mi lado "Furioso!".

Me vi muy enojado, realmente excedido. Pero mi lado bueno razonal se impuso sobre el malo pasional.

Aprecio mucho el que reconozcas tus cambios de ánimo.

Un abrazo.

María Luisa dijo...

Exactoooooo Tamarita :)
saludines.

Claus dijo...

Nada es blanco ni nada es negro, los extremos son malos, las cosas tienen un poco o un mucho de todo.

Saludillos

Angel y Demonio dijo...

Amiga, o sea que estás de acuerdo en que todos tenemos un angel y un demonio dentro?? Jajaja! Bienvenida al club.